Desenmascarando a Méxicoleaks

La mexicanísima perversión de toda buena idea

En octubre de 2006 Julian Assange lanzó a la world wide web la plataforma WikiLeaks. Al poco tiempo, Assange se hizo acompañar de Daniel Domscheit-Berg (antes conocido como Daniel Schmitt) y juntos revolucionaron con su proyecto a los medios de comunicación. Grandes whistleblowers (soplones o informantes) utilizaron a WikiLeaks para filtrar información comprometedora, siendo quizás el más popular de ellos Bradley Manning (alias Chelsea Elizabeth Manning). A la fecha, WikiLeaks sigue siendo un sitio que permite a cualquier persona acceder a noticias e información que en su momento los medios tradicionales no pudieron obtener o no quisieron divulgar. Se ostenta como una plataforma que admite pero no solicita fuentes anónimas de datos.

Poco más de ocho años después de que se lanzara WikiLeaks, llegó a los Estados Unidos Mexicanos el portal identificado engañosamente como Méxicoleaks.

Una plataforma independiente de denuncia ciudadana y transparencia, al servicio de la sociedad mexicana para revelar información de interés público. Méxicoleaks.

No se trata más que de la mexicanísima perversión de toda buena idea. Piense usted en las máquinas de cobro de estacionamiento o de peaje que operan en el mundo civilizado para brindar automatización y comodidad… pero no en México. En México dichas máquinas (cuya instalación seguramente costó mucho dinero) son siempre operadas por una persona, ya sea porque la máquina no sirve o porque los usuarios no saben o no pueden utilizarlas. Ejemplos como estos sobran y nos llevan a explicar el funcionamiento de Méxicoleaks.

[Mi compañera de Global Voices, Patricia Saucedo, ha escrito sobre el lanzamiento de Méxicoleaks]

Estamos pues ante una plataforma al servicio de medios de comunicación (Animal Político, Emeequis y Proceso, entre otros) que supuestamente son quienes publican por sus respectivos conductos (prensa, portales de interntet, etcétera) la información que el whistleblower les hace llegar a través de Méxicoleaks. Naturalmente no existe garantía alguna de que la información filtrada por la fuente será publicada por alguno de estos medios. En especial no si dicha información es contraria a los intereses del medio o sus patrocinadores.

Por si fuera poco, a la fecha no es posible acceder a noticia alguna a través del portal mencionado. El acceso a la información filtrada o compartida por las fuentes anónimas es restringido, pues sólo pueden acceder las organizaciones que han presentado esta plataforma.

En ese orden de ideas, los leaks (filtraciones) quedan supeditados al criterio editorial de los distintos medios que impulsan el sitio y al contexto manipulación que dichos medios quieran darles ante su eventual publicación. Algo distinto en absoluto a lo que en sus principios fue WikiLeaks.

Por todo lo anterior y en el contexto de la libertad de expresión que Méxicoleaks dice defender, es que comparto con usted mi opinión en el sentido de que la mencionada plataforma es acaso una herramienta para sus impulsores, para que se alleguen de líneas de investigación o de investigaciones terminadas, para después (y sólo si así lo juzgan conveniente) presentarla como producto de sus equipos de “periodismo de investigación” y cobrársela[1] al usuario final: usted.

Una herramienta que, dicho sea de paso, poco o nada aporta al periodismo ciudadano y que ninguna mejora hizo a los WikiLeaks de Assange y Schmitt. Quienes la impulsan son entonces falsos profetas del derecho a la información, un perfil que no necesitamos en el ya de por sí mancillado México del año 2015.

¿Y las propuestas?

Para no sonar sólo como una voz disidente en el vacío, me permito proponer a quienes quieran fomentar efectivamente la transparencia y los medios ciudadanos que ayuden a los internautas a conocer sus derechos pero más que eso, a ejercerlos. Brindar capacitación para hacer de la transparencia una herramienta verdaderamente útil (que sea además, empleada por más personas) y promover la divulgación de la información pública que es obtenida a través de ella.

 

Marzo 17 de 2015.

 

TRC

 

[1] No me refiero únicamente a que le cobren por una publicación impresa, sino también a la publicidad con la que es bombardeado cuando accede a un sitio con contenidos gratuitos en la red.

3 comments

  1. Estimado Juan, me permito disentir de tu opinión. Conozco a la gente detrás de la plataforma y estoy casi seguro que no aceptarían ese tipo de manejo de la información que le encomiendan. No diría lo mismo de los medios escogidos como partners simplemente por que no les conozco, quizás tu puedas ilustrar más al respecto. Saludos.

  2. ¡Hola Juan! Antes que nada agradezco tu lectura y el tiempo que te tomaste para escribir el comentario. Creo que también, mi preocupación es relativa a los medios de comunicación que están enarbolando la bandera de Méxicoleaks o “partners”, como les llamas. Varios de ellos son usualmente tendenciosos o poco objetivos, más enfocados en la nota que genera escándalo y vende copias (o aumenta el tráfico) que en informar a la ciudadanía sobre una escena político-social que ha superado la antigua dicotomía de izquierda/derecha. Saludos.

  3. MexicoLeaks es solo una de las muchas herramientas que una democrácia debe tener en su arsenal de apertura informativa. No creo que pretenda arreglar los problemas de México, sino ser un canal de aportación de información. Mexico Leaks nunca se promocionó como un portal de noticias o de información, sino como un enlace anónimo. A fin de cuentas, el informador tiene la decisión de si confía en los medios periodísticos afiliados a la plataforma (que con todo lo cuestionables que puedan ser, hacen una labor periodística superior a los medios tradicionales y sometidos al gobierno). Tu propuesta alternativa de “Brindar capacitación” es lo más genérico que puede haber, también lo más ambiguo. Cuando hay un accidente laboral en una empresa, ese siempre es el primer remedio: “capacitar al trabajador”, también es el menos implementado, me parece que no tenias nada que aportar como alternativa y te “sacaste de la manga” lo de la capacitación. No entiendo la motivación de desacreditar algo que apenas comienza, me lleva a pensar que se trata de una campaña “oficial” de descrédito…buen intento,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s