En preparación a la cumbre de Global Voices 2015

En menos de una semana estaré viajando a Asia para participar en la sexta cumbre de Global Voices, una comunidad virtual a la que tengo el orgullo de pertenecer desde principios de 2011.

La cumbre está divida en eventos dirigidos a los autores, traductores, desarrolladores y editores de la comunidad y eventos para el público en general; estos últimos tendrán lugar entre el 24 y 25 de enero de 2015 en el Capitolio Provincial de Cebú, Filipinas.

[A detalle: ¿qué es y qué hace Global Voices?]

Escribo estas líneas con una mezcla de emociones que van del nerviosismo al miedo, pasando por la emoción y la felicidad. ¿Por qué la variedad? Porque no sé qué esperar del evento en el que conoceré a gente con la que he tenido el privilegio de trabajar de cerca (pero sin conocerlos) al cubrir acontecimientos sombríos y desgarradores (algunos más agradables), así como a muchos otros integrantes, alrededor de 130 más de los que tengo pocos o nulos datos, pero con los que me identifico por compartir esta pasión por lo que se ha llamado periodismo ciudadano.

Periodismo ciudadano, por cierto, es un término que no he acabado de aceptar o de entender. En principio debe ser por mi formación profesional (distinta al periodismo) y también porque ¿qué es un ciudadano en realidad? Es un adjetivo que se le da a los individuos, muchas veces de manera inexacta: ¿Ciudadano de dónde? ¿Cuándo adquirió su ciudadanía? ¿Si no fuera ciudadano, podría participar en estas actividades? Pero ¡ni hablar! Así es como se le ha identificado a lo que hacemos en Global Voices, para contar en nuestros propios idiomas historias reales abordadas por internautas y usuarios de las redes sociales, refiriéndose a ángulos o aristas de la noticia que son poco mencionados, malentendidos o de plano ignorados por los medios tradicionales.

Esas historias son después traducidas a una gran variedad de idiomas para que sean llevadas a más gente, con el único propósito de magnificar la voz de quienes se pronuncian sobre una noticia, de informar lo que ha sido tergiversado por los consorcios mediáticos y en última instancia, de enaltecer la libertad de expresión de los individuos (ciudadanos o no).

El hecho de pensar que compartiré las aulas y los foros con más de cien personas de diversas nacionalidades y que hacen posible la existencia de una comunidad como la que he descrito, me llena de humildad y de esperanza. También de presión porque espero estar a la altura de ellos y ser capaz de aprender lo máximo posible de las experiencias y acaso enseñanzas que surjan de la cumbre.

Pero de lo que ocurra allá, espero estar escribiendo en los próximos días.

 

Enero 11 de 2015.

 

TRC

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s