#BlogActionDay Desigualdad

Aviso: Este post es uno de los tres ganadores en la competencia patrocinada por Oxfam con motivo del Blog Action Day 2014. Más detalles aquí.

Crónicas del subdesarrollo

Primera parte

México, país donde la policía local priva ilegalmente de la libertad a jóvenes manifestantes para entregarlos a la delincuencia organizada (Ayotzinapa); donde el ejército priva de la vida a civiles en circunstancias de plena barbarie (Tlatlaya) sin que algún servidor público de alta jerarquía rinda cuentas por los hechos. País en el que en 2015 el titular del Poder Ejecutivo estrenará un Boeing 787 Dreamliner que tiene un costo comercial (sin equipo especial) de aproximadamente $257.1 millones de dólares, mientras que la mitad de la población vive en situación de pobreza, de acuerdo a las cifras oficiales.

México, es el escenario de estas crónicas. El país donde coexisten un individuo como Carlos Slim que ha sido nombrado reiteradas veces el hombre más rico del planeta y otro como Francisco, que no tiene un hogar para vivir, ni si quiera un techo bajo el cual dormir, razón por la cual lo hace en una banca a plena luz del día, en una base de transporte público de las muchas que hay en la capital mexicana.

Otras personas como Abelarda se encuentran al igual que Francisco en situación de indigencia. Muchos de ellos padecen la pobreza ancestral que aqueja a millones de mexicanos y se encuentran en situación de especial vulnerabilidad por padecer alcoholismo y otras adicciones. Virtualmente sin posibilidad alguna de recibir tratamiento por parte de los servicios de salud pública (presuntamente universal, según lo alardea el gobierno federal) o de ser asistidos para sobreponerse a su situación actual.

Desigualdad en Mexico foto de TRC 1

Abelarda no duerme mientras Francisco lo está haciendo, ella come algunos alimentos que pudo rescatar del basurero, sentada en un puente que dirige a una estación del Metro. Además pide a la gente que le ayuden con alguna moneda para “comprar un atolito”.

Guadalupe es una mujer de alrededor de 50 años que llegó de Guerrero al Distrito Federal hace algunas décadas. Ella no se encuentra en situación de indigencia; sus problemas son otros. De las cuatro hijas que tuvo, tres son madres solteras, una más se encuentra casada con un caballero que trabaja en una compañía de servicios de limpieza y percibe el salario mínimo. Guadalupe tiene ya nueve nietos, uno de ellos con capacidades diferentes que precisa terapias especiales. Para llevarlo al centro privado de beneficencia (la salud pública no es una opción para él) Guadalupe tiene que tomar dos camiones, el Metro y un trolebús tres veces a la semana.

Transporte público en una maniobra indebida de ascenso de pasaje en segunda fila. Foto de TRC.
Transporte público en una maniobra indebida de ascenso de pasaje en segunda fila. Foto de TRC.

Tras abordar el trolebús (que no se acercó a la banqueta ni hizo la maniobra de ascenso de pasajeros en la zona establecida para ello) con su hija y su nieto, Guadalupe aprecia la mirada de desprecio que algunos pasajeros le brindan a su nieto. Nadie les cedió el asiento para que viajaran más cómodos a su destino.

Íñigo y Romina son mexicanos también, pero se encuentran en situaciones diferentes a Guadalupe, a Abelarda y a Francisco. Cada uno de ellos tiene un lugar para vivir y nunca utilizan el transporte público. Gozan de buena salud aunque los servicios públicos para ellos tampoco son opción, ya que cuando requieren atención médica son tratados en hospitales del Grupo Ángeles. El padre de Íñigo es servidor público del Poder Legislativo, donde ha cobrado un sueldo por tres períodos, representando a dos partidos políticos distintos. Romina es hija de una madre soltera medianamente exitosa en el ramo financiero.

Corona Capital 2014 by TRC

 

Aunque su relación sentimental no ha sido tan larga, han decidido que nunca tendrán hijos. Íñigo espera conseguir una beca para estudiar un MBA en Inglaterra mientras que Romina no ha decidido qué rumbo quiere darle a su carrera. No tiene prisa.

Para ellos la lluvia y el mal clima son sólo preocupantes en días como el 11 y 12 de octubre de 2014, cuando acudieron al festival Capital tras haber pagado cada uno $1,878.00 pesos ($139.00 USD), que son equivalentes a 27 días de salario mínimo, sin contar los cargos por expedición, los $100.00 pesos de estacionamiento y casi $700.00 que pagaron por cerveza y alimentos. Eligieron no adquirir los boletos VIP porque dijeron “están sobre valorados”. Al salir del evento el domingo 12, un taxista casi arrolló a Íñigo y le espetó un “¡pinche fresita!” para continuar su camino a exceso de velocidad.

Entre la desigualdad hay quien se da espacio para el humor. Pizarrón y Pizarrín son jóvenes que viven en Xochimilco, en el sur del Distrito Federal. Han dejado la escuela porque cada uno tiene que aportar al gasto familiar. Pizarrín quería ser arquitecto pero por ahora sólo construye las bromas que él y su compañero cuentan a bordo de los microbuses que viajan hacia la zona centro de la ciudad, a cambio de unos cuantos pesos que les dan los pasajeros.

 

Desigualdad-BlogActionDay-2014 foto de TRC

Al quitarse el maquillaje y la ropa holgada, este par de jóvenes es discriminado por sus preferencias sexuales y cada vez que muestran su afecto en público, reciben miradas de condena por parte de la gente, en el mejor de los casos, ya que una ocasión fueron golpeados por un grupo de estudiantes universitarios (presuntamente intoxicados) en un andén del Metro. Cuando llegó la policía uno de los agentes le comentó a su compañero “cuidado con la sangre pareja porque seguro estos tienen SIDA”.

La pobreza mexicana no es cosa de risa. Es un problema económico con profundas consecuencias sociales como la discriminación y la violencia que redundan solamente en delincuencia e impunidad. En este blog pugnamos por la creación de políticas públicas que atiendan la pobreza como prioridad, basadas en un modelo educativo de calidad que sea completamente incluyente, buscando abatir la desigualdad y el clasismo entre los mexicanos. Dichas políticas deberán desde luego ser concordantes con una efectiva rendición de cuentas, a la que todos los servidores públicos están obligados.

 Oxfam International

Este es un post del autor para contribuir al Blog Action Day 2014, movimiento apoyado por Oxfam y Global Voices, entre otras organizaciones.

 

Octubre 16 de 2014.

 

TRC

*Aviso: Los nombres de todas las personas mencionadas y algunas circunstancias en las que brindaron su testimonio han sido modificadas para salvaguardar su privacidad.

Global Voices Online

8 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s