Senado nombra a los 7 comisionados del #NuevoIFAI

Como se había anticipado, la voracidad de la partidocracia mexicana se hizo notar en el nombramiento por parte del Senado,  de los 7 comisionados que integrarán lo que ha sido identificado como el #NuevoIFAI.

 

El otrora comisionado, Juan Pablo Guerrero Amparán, resumió así el reparto de los nombramientos entre la clase política del país:

 

 

Expertos juristas como Miguel Covián y Ernesto Villanueva, así como servidores públicos de intachable trayectoria en el derecho de acceso a la información como Cecilia Azuara, quedaron fuera de la lista de personas que integrarán el “organismo autónomo” encargado de garantizar el derecho fundamental de acceso a la información en el país.

 

© TRC
© TRC

Quedará pendiente el nombramiento (también a cargo de la clase política) de las 10 personas que integrarán el Consejo Consultivo del organismo.

 

[Para leer más reacciones ciudadanas sobre el #NuevoIFAI puede acceder al post del autor para Global Voices]

 

Por su parte, Gerardo Laveaga, último comisionado presidente del extinto IFAI, hizo un balance sobre su gestión en entrevista para El Mundo del Abogado1:

 

© TRC
© TRC

¿Cuál es el balance general de su gestión al frente del IFAI?

 

Parafraseando el título de la película El inglés que subió una colina y bajó una montaña, encabezar al IFAI en su transición constituyó una alta responsabilidad, pero también un honor: llegué a un organismo descentralizado de la administración pública federal y dejo un organismo constitucional autónomo.

 

Laveaga tildó de “pavorosa” la falta de cultura de rendición de cuentas:

 

¿Cuál es la principal dificultad que usted encontró en los sujetos obligados a la hora de rendir cuentas?

 

La actitud suspicaz, la falta de cultura. En una ocasión, el titular de un sujeto obligado me increpó: “¿Por qué tienen que hacerse públicos nuestros errores?” En otra, se preguntó a un instituto cuál era la cepa de hongos venenosos que se utilizaba en las clases de micología. La respuesta fue que no podía revelar esa información pues se pondría en riesgo la seguridad nacional… Una pavorosa falta de cultura de rendición de cuentas, ¿no le parece? Si todos los sujetos que reciben dinero público lo informaran oportunamente, lo cual es el espíritu del Open Data y de la Open Government Partnership, nos ahorraríamos un sinfín de trámites burocráticos.

 

Dada la reforma al texto constitucional en materia de transparencia y acceso a la información pública, el nuevo organismo garante tendrá facultades para resolver asuntos relacionados a entidades federativas y municipios, también partidos políticos y sindicatos que reciban recursos públicos.

 

La llamada “legislación secundaria” será la encargada de establecer las facultades que según el texto constitucional tendrá el nuevo organismo para sancionar a quienes incumplan sus resoluciones. La sociedad civil y los ciudadanos en general deberán ser minuciosos y exigentes ante este nuevo organismo, para que ejerza todas sus facultades de manera contundente y no que sea “tibio” o “gris” como el ahora extinto, que estaba inerme ante la opacidad de los sujetos obligados y el sistemático ocultamiento de información (caso SAT).

 

Mayo 6 de 2014.

 

TRC

 

1 Entrevistado por Pablo Berthely.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s