Michoacán otra vez…

¿Estado fallido? ¿Guerra civil? ¡Llámele como usted prefiera!

 

“A cuenta gotas” es como llega la información confiable y actualizada sobre los hechos que han ocurrido en Michoacán de Ocampo desde el 12 de enero de 2014, fecha en que los llamados “grupos de autodefensa” iniciaron una nueva ofensiva para “recuperar plazas” en la entidad, las cuales se encontraban en control del grupo de la delincuencia organizada autodenominado “Caballeros Templarios”.

 MICHOACAN Vallejo AUTODEFENSAS

Hasta el 13 de enero de 2014 el común denominador había sido el papel de espectador complaciente que jugaba el gobierno en todos sus órdenes, pero principalmente personificado por el priísta Fausto Vallejo, quien lleva el título de Gobernador de aquella entidad.

Hoy 14 de enero de 2014 algunos medios informan sobre el “desarme” presuntamente voluntario de los “grupos de autodefensa”, mientras que otros hablan de un enfrentamiento armado entre el ejército y los mencionados grupos. Se menciona también que ha habido ataques a la población civil.

Pedro Miguel (La Jornada) culpa a “la oligarquía y su funcionariato” de generar esta situación de ingobernabilidad, a la vez que se refiere a un Estado corroído”.  López-Dóriga nuevamente utilizó su columna en la que dice “en repetidas ocasiones he sostenido que Michoacán es lo más parecido que hay a un Estado fallido. En los hechos, no sé si en lo jurídico, reúne todas las características”. Loret de Mola comparó la situación con Haití (2004), Siria (2011) y Egipto (2013) para concluir que “lo del estado de Michoacán, por tanto, es guerra civil: en lo que las élites mantienen sus discursos y estrategias, estos tres grupos de ciudadanos armados por entes más poderosos combaten entre sí en las zonas urbanas y en las rurales de Tierra Caliente”.

La versión electrónica del semanario Proceso se informa de un enfrentamiento en el que hubo entre 7 y 12 personas que perdieron la vida, a la vez que se narra cómo personal militar “encañonó” a la gente, la tiró al suelo y se apoderó de sus armas.

Lo evidente

 

Poca relevancia práctica tiene en este momento el debate sobre si Michoacán es o no un Estado fallido (en mi opinión, sí lo es). Es igual que detenerse a discutir sobre si Calderón declaró o no la guerra a la delincuencia organizada (todos conocemos los videos de sus discursos públicos en los que así lo expresó). Lo claro es que estas controversias formalistas sólo distraen la atención de lo que en realidad ocurre en Michoacán y que hasta el momento el gobierno local y la federación han sido incapaces de resolver: la violencia, las extorsiones y el cobro de piso, las ejecuciones, la impunidad y la madre de todas ellas: la desigualdad social.

"Sobre las autodefensas" Cartón de Fisgón para Lar Jornada
“Sobre las autodefensas” Cartón de Fisgón para Lar Jornada

Es evidente también que los llamados “grupos de autodefensa” han sido financiados por otros poderes fácticos y tal vez, por el propio Estado, siguiendo la peligrosísima receta para preparar platillos que ya hemos probado y de los cuales ya conocemos las consecuencias (grupos paramilitares, escuadrones de la muerte, etcétera). Un “desarme” voluntario y terso será señal inequívoca del pacto entre estos grupos y el Estado, como lo es el hecho de que el líder de los mismos, José Manuel Mireles, reciba protección de la federación y otros privilegios como vuelos privados y atención médica privada con un notorio y vasto apoyo financiero.

Es por ello que el panorama no es alentador y por eso es que debe lamentarse la situación por la que atraviesa la gente en Michoacán, pero sin importar el tipo de desenlace que tenga esta nueva campaña, los pocos o muchos muertos que haya (en enfrentamientos, ejecuciones extrajudiciales o “daño colateral”) deberán ser considerados como parte de la guerra, no sólo la que inició Calderón (como se considera), sino también de la guerra de Peña Nieto, en la que las tácticas son distintas* pero por el momento los resultados son los mismos.

Enero 14 de 2013.

 

TRC

©

*Un cambio en el discurso, campañas de desinformación y distracción, alianzas ilícitas con los grupos en conflicto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s