La reclasificación contra Nueva Zelanda… lo único que puede impedir el hundimiento del “Tritanic”

Y cuando despertaron, sus posibilidades de conseguir un boleto a Brasil 2014 seguían ahí.

Los sitios web que ofrecen una respuesta al interrogante “¿Cómo se dice, Nueva Zelandia* o Nueva Zelanda”? podrán recibir mucho tráfico inesperado del público mexicano en los próximos días… al menos del público preocupado por conducirse correctamente o del interesado en andar corrigiendo a los demás.

¿Por qué empezar estas líneas con esa reflexión? Porque después del partido de ayer en San José, Costa Rica, ha quedado claro que el aspecto deportivo de la Selección Mexicana de futbol ha quedado en un segundo plano.

De nueva cuenta, el “equipo de todos” brindó una actuación de paupérrima calidad en un encuentro de la fase de clasificación de la Copa del Mundo Brasil 2014. Pareció no importar lo que estaba en juego. Javier Hernández falló, como lo ha venido haciendo en los últimos partidos que ha vestido “la verde”; Giovani Dos Santos entró en el segundo tiempo para aportar otra participación intrascendente, mientras que los jugadores de la escena nacional (Giménez, Peralta, Peña, etcétera) tuvieron un desempeño casi aceptable pero que en última instancia resultó insuficiente.

Mención especial merece Rafael Márquez quien una vez más, en la hora que más se le necesita, recurrió a la violencia y pisoteó a un rival, lo que le habría valido la expulsión dejando al equipo mermado como lo ha hecho en otras ocasiones. El árbitro guatemalteco lo perdonó y le mostró únicamente la tarjeta amarilla.

Usted podría pensar que los comentarios anteriores corresponden a un equipo que no merece participar en el máximo certamen futbolístico, pero no. La Selección Mexicana de futbol aún tiene posibilidades de acceder a la justa mundialista a través de la reclasificación en un play-off de dos encuentros ante Nueva Zelanda, a disputarse en noviembre. Todo ello, cortesía del acérrimo rival deportivo, el representativo de los Estados Unidos de América que de último minuto venció a su similar de Panamá, dejándole fuera de la competencia veraniega del próximo año.

“¡Bendita CONCACAF, nunca te acabes!” dicen algunos, mientras otros exclaman ad nauseam “así es el futbol”. Lo cierto es que el sistema de competencia es mediocre y le permite a un equipo tan limitado como el mexicano, aspirar a la fase final de la Copa del Mundo que se disputará en Brasil, y eso no es culpa de “Chicharito” o de “Gio”… mucho menos de Carlos Vela que reiteradamente se niega a vestir “la verde”. ¡No! Es culpa de los aciagos personajes a quienes identificamos como “los dueños de la pelota”, los magnates del futbol en México que en lugar de fomentar el progreso deportivo (como hizo Australia al renunciar a su confederación para medirse con los países asiáticos), a través de la corrupción y la manipulación, abonan en un sistema que hace altamente improbable que “el Tri” se quede sin aspiraciones mundialistas.

Y ese sistema que han creado y alimentado por varios años, está a punto de dejarles fuera. Ironías de la vida para algunos, justicia poética para otros… en realidad no importa. Lo importante es que muchos aficionados han corroborado el verdadero nivel deportivo al que aspira su equipo nacional si se mantiene el actual sistema, putrefacto a todas luces. Dichos aficionados notarán lo importantes que son en este esquema de consumo y miles de ellos simplemente ¡dejarán de consumir! Es lo natural.

TRI fans

Habrá quienes persistan, quienes llenarán el Estadio Azteca para el juego ante Nueva Zelanda, quizá haya quien viaje a Oceanía para apoyar a la Selección Mexicana. Nunca los menospreciaremos, es su derecho hacerlo y les deseamos lo mejor, pero no olvidaremos que son ellos los que pagando en taquilla, siguiendo las transmisiones y consumiendo ese producto con sobreprecio llamado Selección Nacional, alimentan el pútrido esquema establecido por “los dueños de la pelota” que tiene al futbol mexicano, al “Tritanic” como dijeron algunos, hundido en las aguas negras de la mediocridad.

Nota del editor: No me resistiré al impulso de recordales que ya les habíamos dicho que con Vucetich sólo se garantizaba más de lo mismo.

Octubre 16 de 2013.

TRC

©

HOMER teaching

* Nueva Zelandia o Nueva Zelanda, ambas son válidas, según Fundéu. Mientras que el gentilicio recomendado es neozelandés, no neocelandés.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s