AMLO y su “MORENA”

 

Es común entre los mexicanos quejarse de los aspectos de la vida cotidiana, entre los cuales innegablemente se encuentran los oprobios de la clase política y el abuso del poder de los servidores públicos; en dichas quejas, existe un constante reproche a la “falta de memoria colectiva del mexicano”.  No estoy seguro de si la expresión es correcta, o existe tal cosa como la “memoria colectiva”, no obstante, en un ejercicio personal por evitar el olvido de cuestiones cuya relevancia no debiera ser obviada, me referiré al señor Andrés Manuel López Obrador y a su “Presidencia Legítima”.

 

 

¿Por qué?

Entre el 19 y 20 de noviembre de 2012, los diarios de circulación nacional así como los noticieros han dado cobertura al Congreso Nacional del Movimiento Regeneración Nacional (“MORENA”), que entre otras cosas ha decidido buscar su registro como un partido político, encabezado por el Señor López, aunque presidido formalmente por Martí Batres Guadarrama.

 

Lo que no se olvida

Utilizo este espacio para expresar que no se me olvida que el señor López se autoproclamó “Presidente Legítimo” de este país hace justamente 6 años, acción que vino acompañada de un lamentabilísimo bloqueo a una de las avenidas principales del Distrito Federal y a otras acciones de protesta que implicaron daños a la propiedad y otros delitos.

 

No olvido que el señor López nunca fue capaz de rendir cuentas a la opinión pública sobre su “Presidencia Legítima” y al día de hoy se ha abstenido de informar cuáles fueron los beneficios o aciertos (si los hubo) en su “gestión”.

 

Tampoco olvido cuando el señor López denostó a prácticamente todas las instituciones del país e insistió en tildar a quien le venció en la urnas de “espurio”.

 

Mención aparte merece la manipulación de sus huestes para incurrir en la nefasta simulación de democracia que protagonizaron él, Clara María Brugada Molina y Rafael Acosta Ángeles (alias “Juanito”) en Iztapalapa, principal bastión perredista.

 

Finísimos: Acosta y Brugada

 

De salida

 

El señor López ha sido incapaz de demostrar por qué él sí es el político que México necesita.  A mi parecer sus ignominiosos antecedentes lo ubican en una calaña de actor político igual de despreciable que la de todos aquellos a quienes ataca (priístas y panistas por igual), de manera que invito al público a tomarlos en consideración antes de decidir si apoyarán o no esta nueva faceta del tabasqueño, que pareciera ser un sólido intento por asegurar su permanencia en la escena política, con cargo (claro) al erario, gozando de las prebendas y excesos que la infausta partidocracia mexicana ofrece.

Noviembre 20 de 2012.

 

 

TRC

 

©

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s