Corona Capital 2012 ¿Ir o no ir?

 

¿Tienes duda? ¡No te preocupes! Los integrantes del movimiento #YoSoy132 te dicen qué hacer. ¡Pfff!

 

Advertencia: Este post no es patrocinado por cervecería o televisora alguna (aunque alguien debería ya auspiciar este espacio). Además es ajeno a cualquier partido político, “tribu” o corriente partidista y movimiento pacífico o violento, con dignidad o sin ella.

 

New Order, The Wallflowers, Franz Ferdinand, The Raveonettes, The Hives, Iron and Wine, Snow Patrol, todas estas bandas (y muchas más) en un mismo festival musical, suena bien ¿no? Para alguien de mi generación, pensar hace 15 años en un festival a desarrollarse en el Distrito Federal, con tales invitados, era materia de sueños, de ficción y si, en parte porque varias de las bandas en mención no existían.

 

En estos tiempos, para bien o para mal, ese sueño no lo es más. Es una realidad y además, se repite año con año ya que la oferta de música popular en vivo ha aumentado en nuestro país[1], y no únicamente a consecuencia del festival Corona Capital, sino a muchos otros que se celebran a lo largo del año, un ejemplo claro es el Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino, que por cierto, es patrocinado por la cervecería antagónica a la que patrocina el Corona Capital.

 

Por otra parte y antes de continuar con los temas musicales, es preciso hacer una reflexión sobre el contexto político y social del país a principios de agosto de 2012. A un mes de celebrada la jornada electoral más anticipada y comentada en redes sociales en la historia del país, el insulto, la descalificación, la calumnia y la acusación gratuita siguen siendo el común denominador de las expresiones de la mayoría de usuarios en Twitter y Facebook, incluyendo a los actores de la escena política.

 

Aunque no existe una declaración oficial sobre quién de los candidatos ganó la elección y será el próximo Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, se sabe (por información oficial divulgada por el instituto encargado de organizar la elección) que un candidato obtuvo la mayoría de votos por un margen relativamente amplio, que no deja lugar a la duda o al llamado “empate técnico”.

 

Esta situación ha generado un profundo malestar entre los simpatizantes del candidato que quedó (digamos) en segundo lugar y principalmente entre todos los ciudadanos que se dicen “de izquierda”.

 

 

El activismo y el ciberactivismo (considerablemente más cómodo de ejercer) no se ha hecho esperar.  El movimiento juvenil, que no necesariamente estudiantil, identificado como #YoSoy132, que en algún momento del proceso electoral trajo nuevos bríos y generó simpatía entre diversos sectores, mantiene su postura de adoptar y reproducir elementos del discurso del candidato identificado como de izquierda (imposición, duopolio televisivo, manipulación de los medios y primordialmente, una enérgica crítica a Televisa).

 

Es en ese contexto que el movimiento #YoSoy132, algunos de sus disidentes y en general la mayoría de quienes se dicen “rebeldes y de izquierda” han llamado al boicot en contra de diversas sociedades mercantiles que estiman como partícipes de la manipulación y la imposición, tales como la cadena de supermercados Soriana y desde luego, Televisa, que tiene participación en Ocesa, de la Corporación Iberoamericana de Entretenimiento S.A.B. de C.V. (CIE).  Dichas sociedades (excepto Soriana) tienen alguna participación en la organización del festival Corona Capital.

 

El festival Corona Capital no es la excepción al mencionado boicot y el movimiento #YoSoy132[2] ya “invitó” a la gente a no asistir e instrumenta una campaña en contra del evento[3].

 

Ocesa y su distribuidor de boletos, Ticketmaster, han hecho posibles conciertos de grandes bandas y músicos populares en la última década, como U2, Paul McCartney, Oasis, Noel Gallagher, Radiohead, Metallica, Pulp, R.E.M., Roger Waters, Ringo Starr y muchos otros no tan grandes ni tan famosos, como Belle & Sebastian. Sin embargo, ambas entidades son conocidas por sus prácticas monopólicas, su deficiente atención al cliente y sus prácticas desleales en la venta de boletos que con conocimiento de causa o sin él, fomentan la reventa, en detrimento del espectador.

 

Como mencionó Juan Alberto Proal[4] en el artículo para el semanario Proceso, “no hay bolsillo que soporte la oferta musical de Ocesa. Cada mes hay decenas de conciertos para cada género”. Me atrevo a decir que personas de todos los gustos musicales y de todas las ideologías y afiliaciones políticas han pagado en alguna ocasión para asistir a un recital organizado por Ocesa y Ticketmaster. ¿Es eso malo? Tal vez si, en el entendido de que el proveedor del servicio propicia un círculo vicioso en el que el consumidor siente la necesidad de gastar su dinero en el evento ofertado, pero ¿Cuál es la alternativa? ¿Privarte del placer de ver al artista o músico de tu preferencia? ¿Verlo en el extranjero para que tu dinero no acabe en las manos de Televisa? (no todos pueden/quieren darse ese lujo).

 

 

En mi opinión, ir o no ir a los eventos que organiza Ocesa es una decisión personalísima, que debe recaer en cada uno de los individuos, una decisión que debe tomarse con plena libertad y que no debería ser objeto de crítica por quienes erróneamente se sienten mayoría y que equívocamente se estiman en una calidad moral superior para juzgar las decisiones de los demás y para decir a la gente qué debe y qué no debe hacer.

 

En ese orden de ideas, reitero mi molestia por las infografías y los volantes que ostentan la leyenda “#YoSoy132” y/o distintivos de otros grupos de activistas, en los que se indica a la gente qué canales de televisión no ver, qué opiniones no creer, y en qué cadenas de tiendas de autoservicio no comprar.  Estimo que ahí yace la verdadera imposición y la inaceptable manipulación que presupone la debilidad mental de la ciudadanía, que presume que los demás somos seres interdictos que estamos a la espera de que alguien nos diga cómo debemos conducirnos y qué debemos hacer.

 

 

El festival Corona Capital 2012 se celebrará los días 13 y 14 de octubre del presente año, en el Autódromo Hermanos Rodríguez. El boleto para acceder los dos días tiene un precio regular de $1,642.00. Considero que la decisión de comprar el boleto o no, debe tomarse con la más absoluta libertad, sin escuchar las voces de quienes pretenden regular la conducta de la sociedad, con motivo de un malentendido “ideal liberal” y ejerciendo un supuesto rol de vigilancia que nadie les confirió.

Agosto 7 de 2012.

 

TRC


[1] Sí, sé que es un fenómeno global, pero reitero, antes en México la oferta de conciertos no era abundante.

9 comments

  1. Excelente artículo como siempre mi querido Juan Tadeo!!!
    A lo que en mi opinión podría sumar la frase “No se metan con mis macetas” pues para mi, la música es un artículo de primera necesidad (llámese en dicos, en conciertos o de manera digital) y no estoy dispuesto a privarme de ir a donde a mi me plazca y ver a quien yo quiera solo por lo que “sugiere” un movimiento que la verdad consiero, ya no sabe que inventar para seguirse autosustentando. Mi ideología politica no esta peleada por si quiero ver las olimpiadas o por si deseo seguir yendo a conciertos. Me encantó esa reflexión de “que estan cayendo en las prácticas de imposición y de autoritarismo que ellos mismos condenan”. Un abrazo!!!

  2. Jajajajajajajajajaja hay que ver si los pseudo izquierdistas, pseudo progresistas y demás gente que ahora es de izquierda por moda apoya este boicot, porque debo destacar que muchos de esos chiquillos que ahora se creen de izquierda por moda apoyan el corona capital y es su máximo, a ver si es cierto, ahí se verá si de verdad son de “izquierda” y son coherentes con lo que dicen o hacen o sólo están aquí por moda.

  3. TÚ MUY BIEN! SI EMPEZÁRAMOS POR RESPETAR EL LIBRE ALBEDRÍO DE LAS PERSONAS, OTRO GALLO NOS CANTARÍA!! (AUNQUE ESE GALLO NOS CANTARA GRACIAS A OCESA :] )

  4. Querido Freddie, Laura y Alma: Muchas gracias por su lectura y sus valiosísimos comentarios.

    Laura: Coincido, el anti-priísmo está de moda, al igual que decirse “de izquierda”. Como moda, ambas posturas han sido adoptadas -en mi opinión- a la ligera, de manera que sólo nos queda esperar a ver cuánto duran y cuántas personas serán congruentes con los ideales que pregonan.

    Saludos a todos.

    TRC

  5. Llegué a tu post buscando opiniones sobre la convocatoria a ‘boicotear’ el festival. Me interesa asistir por New Order (quién no) y por Death In Vegas (incluso más por este último). Soy de los que llevan 10 años esperando que DiV se presente por estas tierras, y justo cuando vienen, tengo la gran incomodidad de la situación socio-política, de la que nadie es ajeno. Soy antipriísta desde que tengo uso de razón (tengo 32 años) y no es para mí una moda, el recuerdo más odioso que tengo de niño es que uno de mis tíos me llevara alguna vez a un mitín priísta en el Edo. de México. Así que no me queda el saco de lo light; es un verdadero retroceso que México vuelva a las garras del priísmo…

    Por otro lado, no milito en ningún partido, no soy activista, tengo una ideología más bien ecléctica. Pero tengo algunos amigos que sí lo son. Fui con ellos al de 2010 (Pixies, etc.). Y cuando les conté de comprar los boletos no quisieron ir y sé que no se perderían un evento así, pero tampoco me dijeron con altavoz algo como “compañero, no alimentes el bolsillo de Televisa…”. Ni siquiera hubo mención alguna a boicotear, pero con su reticencia entendí que no irán. Luego, no todos siguen esto por moda, no todos son borregos o activistas autoritarios que van por ahí gritando sus consignas e imponiendo y por cierto, tampoco son de izquierda, pero saben cuando algo es verdad.
    Abusas al considerar de “izquierdista” a todo el que simpatice con el clima de inconformidad política. Creo que #YoSoy132 es una amalgama de grupos de diferentes posturas y orígenes (de derecha y de izquierda, por si quieres usar casillas). Y como nota, todo su rollo empezó en una universidad católica; y que después actores como AMLO se colgaran y lo hicieran implícitamente suyo es parte del río revuelto que es nuestro país, y de cómo se denigran algunas cosas buenas en principio.

    Reconoces el hecho de que hay monopolios, malas prácticas, y que es un dilema personal para cada quien; ya que OCESA ha traído muchos grandes grupos y eventos, a costa de un pésimo servicio en muchos casos, altos precios (como ahora), etc.

    Creo que como a mí, el tono de lo que dices en tu artículo es de alguien incómodo porque no le dejan ver a gusto lo que quiere. Egoísta. Y creo que el problema de fondo es que la mayoría de nosotros no quiere que le muevan su parcela (por decirlo así), aunque con ello pierdan ciertas “libertades” (que piensan que no pierden al no apoyar este ‘boicot’), que puedan dar el poder de presionar a un sistema bien apalancado entre sucesivos gobiernos y grupos de poder empresarial, como Televisa, que influyen en casi todo, incluyendo en nuestra apatía a cambiar como sociedad. Obvio me incluyo en esta crítica ya que me decidiré pronto y la tentación es GRANDE jajaja, porque (para maldito colmo XD) sería el boleto abonado, ya que mis grupos estarán en diferente día.

    Si no asisto ¿cuándo podría ver a New Order en vivo?, lo más probable es que nunca, aparte ya están viejos jaja. DiV como quiera. Pero sigo pensando (como ciudadano) qué “sacrificios” como mexicano sería capaz de realizar por un bien común, aunque parezcan poco importantes, o sean legítimos como el sano esparcimiento. Después de todo las cosas arriba (en el poder y los que viven corrompidos en obtenerlo) no han cambiado casi nada. ¿Quién de estas gentes hace caso de que como sociedad queremos verdaderas libertades y no monopolios endulzados de las mismas, p. ej.?

    Creo que a corto y mediano plazo los mexicanos tendremos que seguir soportando que quienes pueden organizarnos eventos y presentaciones de artistas importantes, sean casi siempre empresarios sin escrúpulos.

    Disculpa el comment tan extenso, pero quería expresar que de algún modo tu artículo me ayudó a decidir, y al mismo tiempo repaso si es un ‘pequeño’ gusto que podría dejar para otra ocasión.

    Espero no te haya molestado que tan fuera directo.

    Saludos🙂

    PD: quienes se molesten en atacar mi postura ojalá lean antes bien mi comentario y entiendan de entrada que no, no soy un 132, pero respeto las ideas que defienden.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s