Campañas presidenciales… y los “niños incómodos”

El grueso de la ciudadanía tendrá las campañas que merece

 

 

Once días han transcurrido desde que dieron inicio formal las campañas de los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos Mexicanos.  Aclaro que me refiero sólo al inicio formal, ya que los candidatos, en los hechos, iniciaron con sus campañas muchos meses atrás, algunos de ellos sin pudor alguno mientras ostentaban cargos públicos.

 

Estos días han mostrado que al igual que en el período de pre-campaña (y pre-pre-campaña), la ciudadanía parece estar más al pendiente de las comunicaciones obtenidas del espionaje y de las pifias de los candidatos y de sus equipos, es decir, se presta más atención a los desatinos en el discurso, en el protocolo e incluso a los typos que se contienen en tweets o en documentos preliminares vulgarmente conocidos como borradores.

 

Agenda JVM

 

El análisis de las propuestas parece haber quedado en un segundo plano, muchas veces inexistente en la expresión de ideas del ciudadano.  Los yerros y hechos chuscos son aparentemente lo único que importa a los usuarios de redes sociales, o bien, lo único sobre lo que deciden pronunciarse.

 

Los procesos electorales de 2000 y 2006 ocurrieron en contextos ciertamente distintos al de hoy día, en que el auge de Facebook, Twitter y otras plataformas permiten a los usuarios externar comentarios, ataques y reniegos, aunque estas plataformas no siempre sean utilizadas para articular una opinión o argumentar en un sano y respetuoso debate de ideas.

 

Da la impresión que en 2000 la premisa era “sacar al PRI del poder”, mientras que en 2006 lo fue “evitar que sea presidente alguien que es un peligro para México”; en 2012 no se vislumbra una premisa definida, sólo circo para el pueblo, que se muestra contento con las libertades que hoy tiene para mofarse de los yerros de los “actores políticos”.  A final de cuentas, el grueso de la ciudadanía tendrá las campañas que merece, ello en detrimento de aquellos que buscan que los candidatos formulen propuestas realistas y esgriman argumentos concisos, abiertos siempre a una adecuada y efectiva rendición de cuentas.

 

Es interesante el apunte sobre el tema que hace el Dr. Miguel Carbonell, quien se pronunció sobre un cuestionario que un grupo plural de ciudadanos dirigió a los hoy candidatos:

 

Además de que se trata de preguntas pertinentes sobre temas del máximo interés, lo importante del desplegado es que puede servir para darle sustancia a unas campañas que todo indica que serán superficiales como pocas. Los ciudadanos no debemos dejas que todo se vaya en efímeros spots que privilegian la imagen por encima de las ideas y la brevedad del eslogan por encima del debate. La calidad de las campañas también depende de la ciudadanía y del nivel de exigencia que sepa dirigir a los candidatos: Miguel Carbonell (para El Universal).

 

Dejemos pues a un lado las muestras de inepcia de los candidatos y sus equipos; no nos ocupemos más en el peinado de Enrique Peña y su “incidente” en la Feria Internacional del Libro; en el equipo de campaña de Josefina Vazquez; o en si Andrés López se va a La Chingada[1]

 

 

Analicemos lo que candidatos y partidos tienen que ofrecer, seamos receptivos al discurso y a sus propuestas, quitando telarañas y superando el miedo a fantasmas del pasado.  El futuro del país se forja desde hoy, no sólo en julio de 2012.

 

“Si este es el futuro que me espera, no lo quiero”

 

Por último, sirva esta ocasión para difundir el video creado por el movimiento Nuestro México del Futuro, titulado “Niños incómodos”:

 

 

 

Abril 10 de 2012.

 

TRC

 

©


[1] Nombre de la finca propiedad del candidato y/o sus familiares.

One comment

  1. […] Otra forma de demostrar que la ciudadanía no ganó, es echando un vistazo a todas aquellas publicaciones que estiman que “en el debate ganó la edecán”, una dama de nombre Julia Orayen, a quienes los encargados de la producción escogieron para aparecer menos de 30 segundos, en un atuendo vulgar y de mal gusto, inapropiado pues, para una ocasión tan formal e importante como la de ayer.  Nuevamente, vemos que la gente se interesa sólo por los detalles triviales y tiene entonces, las campañas que se merece. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s