Josefina es la candidata

 

¡El tablero está listo!

 

En noviembre de 2011 el Partido de la Revolución Democrática (P.R.D.) ungió al previamente autodenominado presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, como su candidato de cara a la sucesión presidencial de este año.  El pasado domingo 5 de febrero de 2012, los militantes del Partido Acción Nacional (P.A.N.), de corte derechista y conservador, escogieron a Josefina Eugenia Vázquez Mota como la candidata por ese partido para el proceso para elegir al próximo Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

 

Atrás quedaron Ernesto Javier Cordero Arroyo, y Santiago Creel Miranda; el primero, identificado como el candidato del actual presidente, Felipe Calderón y el segundo como el “ciudadano” que en 2006 tampoco resultó favorecido en el proceso interno y que nuevamente queda al margen de la contienda por “la grande”.

 

Durante las semanas previas, los tres participantes blanquiazules se liaron en una serie de declaraciones sensibles, ataques velados y descalificaciones, a veces sutiles, otras no tanto.  Participaron en un “debate” tildado como estéril por los analistas, en el que se cuidó hasta el último adjetivo para preservar la ambigüedad del discurso, y hasta el último detalle para no generar una reprimenda de la muy desgastada autoridad electoral.

 

No obstante, el P.A.N. hoy pregona la puesta en marcha de la “operación cicatriz”, y la “unidad” como su mejor arma, para aferrarse a la silla presidencial.

 

PAN chepina
Cartón de Fisgón para La Jornada

 

De esta manera, el tablero para la sucesión presidencial de 2012 se antoja casi listo, con las tres primeras fuerzas de la partidocracia mexicana representadas por Andrés López (P.R.D.), Enrique Peña (P.R.I.) y Josefina Vázquez (P.A.N.).

 

Partidos y candidatos apuestan nuevamente a la pobre y quizá nula memoria política del electorado, así como a la aparentemente abolida capacidad de indignación de la opinión pública ante las campañas ostentosas, falaces, repetitivas y cínicas, características de lo que se ha convertido en un putrefacto sistema de partidos (cuya premisa es saquear al erario) que los obstinados insisten en llamar “democracia”.

 

En ese orden de ideas, Andrés López enarbola la bandera de una “república amorosa”, omitiendo una explicación sobre las descalificaciones e improperios que profirió a la clase empresarial y a prácticamente todas las instituciones de México que reconocieron el triunfo en las urnas de Felipe Calderón (del bloqueo al Paseo de la Reforma y de los actos vandálicos cometidos durante su “resistencia pacífica” mejor ni hablar).

 

 

Enrique Peña hace campaña convencido de que ni sus yerros literarios ni su aparición en actos públicos al lado de personajes nefastos del priísmo como el tristemente célebre Mario Marín (alias el “Gober Precioso”) le afectarán en las encuestas, mucho menos en las urnas.  Busca proyectar la imagen de un “nuevo PRI” de la mano de viejas prácticas  clientelares, que sus adversarios por cierto han aprendido a emular muy bien.

 

El "nuevo" PRI

 

Josefina Vázquez apuesta al olvido de la guerra que declaró su compañero de partido, el actual titular del Poder Ejecutivo y que ha cobrado la vida de miles de mexicanos; olvido a su paupérrimo trabajo como legisladora.  Ella espera que la gente favorezca con su voto al partido que le brindó a México episodios tan penosos y oscuros como el “Michoacanazo” y que se dio el lujo de plasmar en una obra faraónica el modus operandi de la clase política mexicana (negligencia, corrupción e impunidad).  Me refiero desde luego a la “Estela de Luz” (alias, el “monumento a la suavicrema”).

 

Suavicrema

 

Los partidos políticos tienen ya a sus candidatos; nos esperan 5 meses de campañas insufribles ¡como si no hubiéramos tenido ya suficiente!

 

Febrero 6 de 2012

TRC

 

©

2 comments

  1. Muy buena nota, aplaudo a las plumas independientes q dedican su tiempo a la cosa pública.
    Solamente cabria aclarar q un sistema de partidos no supone necesariamente un régimen democrático.

  2. Gracias por su comentario.

    Sobre los sistemas de partidos, estoy de acuerdo en que no suponen un régimen democrático, pero en el caso de México, partidos y personajes políticos se ufanan de constituir una democracia, lo cual en el caso que nos ocupa es altamente cuestionable, por decir lo menos. Saludos y gracias por su lectura.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s