¿Por qué no salen adelante las reformas?

En tiempos oscuros como los que actualmente vive México, uno no puede evitar preguntarse “¿por qué?”. ¿Por qué habiendo asuntos pendientes los legisladores no acordaron un período extraordinario de sesiones? ¿Por qué en un país con problemas de pobreza (y en menor medida, pobreza extrema) los legisladores viajan este verano a destinos en Europa del Este, el Caribe o Asia (con cargo al erario, desde luego)? ¿Por qué en un país donde la seguridad social y los servicios de salud pública son insuficientes (y a veces denigrantes y miserables) un diputado federal percibe al mes $75,793.00 por concepto de dieta, más $74,508.00 en “apoyos económicos”[1]? ¿Por qué un legislador recibe un iPad™ pagada con dinero público mientras que la educación pública enfrenta graves rezagos tecnológicos, incluso en zonas urbanas?

 

Ramírez Marín
Jorge Carlos Ramírez Marín (PRI) te presume su iPad. ¿Y tu ya tienes la tuya?

 

 

Entiendo que no son interrogantes nuevas y que no planteo una cuestión innovadora, pero sí creo que es importante no olvidar que todo efecto negativo que resiente la ciudadanía, tiene una causa, y en muchas ocasiones esa causa es el pútrido sistema de partidos políticos (en su concepción actual) y los legisladores que supuestamente son representantes del pueblo.

 

¿Y a qué viene todo esto? Como saben ustedes, tanto en la Cámara de Senadores como en la Cámara de Diputados existen asuntos pendientes de resolverse, y que son de vital importancia para el quehacer político y legal de la nación; algunos de estos asuntos son polémicos y muy comentados como es el caso de la Ley de Seguridad Nacional, la llamada “reforma política” y la “reforma laboral”.

 

Otros asuntos, como las reformas a la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, por desconocimiento y desinterés de la mayoría parecerían intrascendentes, aunque resultan de la mayor relevancia para evitar una transparencia difusa como la que actualmente ejercen distintas dependencias y entidades de la administración pública federal.

 

Para el caso de una de las reformas más “populares” como la política y laboral, incluso miembros de la propia clase política han ejercido presión; un ejemplo claro es el del otrora aspirante a la candidatura para la Presidencia de la República, Javier Lozano Alarcón, quien a través de Twitter (JLozanoA) ha instado al priísta Humberto Moreira a que cumpla su promesa (y deber) de impulsar dichas reformas, sin embargo, a 44 días del compromiso, el resultado es nulo.

 

#Aversiescierto

 

 

 

Esta vergonzosa situación que en el pasado otros autores han referido como la “parálisis legislativa” ha llevado a un profuso deterioro de la imagen tanto de partidos políticos como de legisladores, sin que a estos parezca importarles.

 

Sobre este tema se pronunció de manera por demás elocuente el periodista Joaquín López-Dóriga en su columna del diario Milenio.

 

Los únicos en México que no reconocen estar en el más bajo nivel del reconocimiento de la sociedad son, precisamente, los que se encuentran en ese sótano: legisladores y partidos políticos.

 

Les importa un pito y mantienen su desprecio por esa sociedad, que a la vez les responde con la misma moneda, pero elevada a la enésima potencia. Joaquín López-Dóriga.

 

La columna de López-Dóriga fue inspirada en una nota previa del mismo medio, en la que Fernando Damián detalló algunos de los viajes que hicieron legisladores, con la aprobación de la Junta de Coordinación Política, la cual (integrada claro, por legisladores) llegó a un acuerdo para que los servidores públicos viajaran, no así para trabajar en las reformas pendientes en un período extraordinario de sesiones.

 

A falta de acuerdos para convocar a un periodo extraordinario de sesiones y resolver las reformas pendientes, los diputados federales se volcaron al turismo parlamentario y al menos 135 representantes de todos los partidos políticos viajaron a destinos internacionales durante el actual receso.

 

(…)

 

Entre los viajeros frecuentes, con dos giras internacionales cada uno, destacan la ex presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes (Washington, EU, y Luxemburgo-Bruselas); la secretaria general del tricolor, Cristina Díaz (La Habana, Cuba, y Nueva York, EU); el coordinador de los diputados federales del PRD, Armando Ríos Píter, y su correligionario Vidal Llerenas (París, Francia, y Washington, EU), así como la vocera de la misma bancada, Leticia Quezada (Estambul, Turquía y Florianópolis, Brasil).

 

Los panistas Julio Castellanos (Barcelona-Madrid, España y Estrasburgo, Francia) y Justino Arriaga (Madrid, España, y San Salvador, El Salvador), además de la neoaliancista María Pilar Torre (La Habana, Cuba y Estrasburgo, Francia) hicieron también más de un viaje foráneo.

 

Recalcitrantes defensores de la austeridad, los legisladores petistas participaron igualmente en los tours con cargo al presupuesto público de la Cámara de Diputados:

 

Gerardo Fernández Noroña, por ejemplo, formó parte de una misión parlamentaria de trece días por las ciudades de Perm, San Petesburgo y Moscú, en Rusia, mientras sus compañeros Jaime Cárdenas, Ifigenia Martínez y Mario di Constanzo viajaron a Madrid, Espana; París, Francia y Kuala Lumpur, Malasia, respectivamente.

 

(…)

 

Aunque la mayor parte de las giras estuvieron asociadas con reuniones, conferencias y asambleas de organismos internacionales como las Naciones Unidas, el Parlatino, la OCDE y el BID, hubo también participaciones en foros de carácter menos diplomático.

 

Es el caso del viaje autorizado a la diputada panista Paz Gutiérrez, quien asistió entre el 22 y el 25 de junio al Seminario “Cómo los asuntos del matrimonio y la fertilidad impactan en el bienestar económico de los negocios y el Estado”, convocado por The Witherspoon Institute. Fernando Damián.

 

Encuentro benéfico que el trabajo periodístico de las personas mencionadas denuncie a la opinión pública los excesos en que incurren aquellos que deberían representar a la ciudadanía en el Congreso y que hoy día son los principales responsables de que el trabajo legislativo se encuentre condicionado a los intereses partidistas y de grupo, en detrimento, siempre, de la sociedad.

 

Como comentario final, lamento que todavía existan autores que defienden a los saqueadores de la nación, y que denuncian que “los legisladores son víctima de una campaña de desprestigio urdida por las televisoras”.  Es triste que entre dichos defensores se encuentre uno de los juristas más destacados que tiene el país, como el Dr. Lorenzo Córdova, quien desde su columna en el diario El Universal en el pasado ha sostenido que quienes increpamos al Poder Legislativo, lo hacemos únicamente a consecuencia de una manipulación ejercida por los medios de comunicación, dejando de lado la posibilidad de que exista entre nosotros la capacidad de análisis ante la plétora ineficiencia, o una cultura de exigencia en la rendición de cuentas.

 

Agosto 17 de 2011.

 

TRC

 

©

 

 

Información sobre remuneración y percepciones de diputados federales obtenida a través del portal diputados.gob.mx


[1] $45,786.00 por concepto de “asistencia legislativa” y $28,722.00 para “asistencia ciudadana”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s