Javier Sicilia y la Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad

 

¿Que renuncie García Luna?

 

Nuevamente el otrora poeta -hoy activista- Javier Sicilia convocó a las multitudes para manifestarse… supuestamente para manifestarse sólo por la paz y no en contra de nadie, en una marcha que Sicilia calificó de silenciosa porque nuestro dolor es tan grande y tan profundo, y el horror del que proviene tan inmenso, que ya no tienen palabras con qué decirse.

 

Marcha Nacional por la Paz. Javier Sicilia 8 de mayo de 2011

 

 

El movimiento identificado como Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad, en el que participaron entre 90 mil y 200 mil personas (según lo reportado por El Universal) culminó ayer en la Plaza de la Constitución (Distrito Federal) con un evento en el que Sicilia y otros oradores (también víctimas de la ola de violencia que vive el país) pronunciaron discursos en los que fijaron su verdadera postura en contra de la actual estrategia del gobierno federal en el combate a la delincuencia y expresaron sus exigencias a la clase gobernante, entre las que se encuentra la no aprobación al dictamen de reforma a la Ley de Seguridad Nacional.

 

Adicionalmente, Sicilia pidió la renuncia del titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna:

 

Quiero pedir la renuncia del Secretario de Seguridad Pública. Queremos oir un mensaje del Presidente de la República con esa renuncia diciendo que sí nos oyó. Javier Sicilia.

 

 

Foto de archivo

 

Sobre el tema resulta oportuno el análisis de Julio Hernández López quien en su columna de hoy en La Jornada mencionó:

 

Uno de los planteamientos de la movilización dominical más llamativos mediáticamente fue, por ejemplo, el de pedir la renuncia de Genaro García Luna, el turbio ejecutante mayor de las suertes de seguridad e inseguridad públicas que desde Los Pinos se tejen. Tal vez los cálculos gradualistas hayan llevado a centrar las protestas en un personaje indefendible y, sin duda, altamente responsable de la tragedia nacional. Pero, a fin de cuentas, el cineasta “gore” no se mueve por sí mismo ni está en el cargo por decisión propia: la responsabilidad jurídica, política e histórica de lo que ha sucedido en este tramo sangriento de la administración pública federal recae en Felipe Calderón Hinojosa.

 

Una sonora muestra de esa convicción colectiva se produjo ayer mismo, cuando en la Plaza de la Constitución creció un coro tajantemente adverso al citado comandante Felipe. Apenas una letra establecía la diferencia de castigo que el tribunal público demandaba: Fuera, exigían unos. Muera, otros. A fin de cuentas, desde el propio templete se atemperó el reclamo y los ánimos justicieros fueron encaminados a la parcela de “García Luna Productions”, convertido así en candidato a chivo auditivo con el que Calderón daría muestra de haber escuchado las voces ayer manifestadas (muestra que podría apostarse que FC no dará). Julio Hernández López (La Jornada).

 

Despedido. Cartón de Hernández para La Jornada

 

Las movilizaciones a las que Sicilia convoca van tomando color.  De las marchas simultáneas del 6 abril, a los eventos del pasado 8 de mayo, el activista y líder del movimiento ha pasado del “estamos hasta la madre” al “que renuncie García Luna” demostrando en contra de quién está -además de los delincuentes- y presenta ahora un pliego de exigencias, en el que ahora no demanda o insinúa –como antes* que se pacte con los delincuentes. 

 

Extraño es, que Sicilia se manifieste en contra de García Luna y no en contra del titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (ejército) o de la Secretaría de Marina, instituciones a las que acusa de violar derechos humanos y a las que exige salir de las calles, evitándose su participación en acciones policiales.

 

Ahora sí, el movimiento que Sicilia lidera propone que se ataque a las finanzas de la delincuencia, aunque lo hace proponiendo la creación de una Unidad Federal de Inteligencia Financiera que formule acusaciones y dicte sentencias contra negocios ilegales.  ¡Una propuesta! Sí, aunque más que descabellada en mi opinión, pues la existencia de una entidad que en funciones de “juez y parte” elabore sus propias investigaciones, acusaciones y resoluciones podría acarrear más problemas que soluciones como las que buscan.

 

Estaremos al pendiente de este movimiento que refleja en principio dos cuestiones interesantísimas.  La primera es el hartazgo y la indignación de la ciudadanía por el clima de violencia que aqueja al país, y la segunda, la dificultad que existe (aún para líderes con gran capacidad de convocatoria) para estructurar una propuesta sensata y factible para cambiar el rumbo de la sangrienta lucha en la que estamos inmersos (queriendo o sin querer), así como para expresar una protesta completamente coherente en todos sus momentos.

 

Para leer el texto íntegro del pliego de exigencias de la Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad dar click aquí (cortesía de Sopitas.com).

 

Update: Sobre la cuestión de la congruencia (o falta de) en la protesta de Sicilia, y el hecho de que mucha de la gente que lo sigue no sabe muy bien lo que él plantea, puede resultar de interés la opinión de Ciro Gómez Leyva.

 

Mayo 9 de 2011.

 

TRC

 

©

*Según lo apuntado por el Dr. Miguel Carbonell

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s