Lluvias de febrero en el D.F.

“La mierda siempre flota”

 

A un importante abogado de quien aprendí mucho, le gusta decir que “la mierda siempre flota”.  Su coloquial expresión invade mi mente en estos días cuando veo varias colonias del Distrito Federal sumergidas en aguas negras debido a una “inesperada” lluvia.

 

Así es, en los primeros días de febrero de este año, lluvias no intensas pero constantes afectaron al Distrito Federal y lo que muchos insisten en llamar “zona metropolitana” para referirse a los municipios del Estado de México que colindan con el Distrito Federal.  Estas lluvias que en algunos lugares de la ciudad duraron más de 48 horas (ininterrumpidas) provocaron inundaciones severas debido a la obstrucción del drenaje y a que ríos de aguas negras como el Gran Canal de Desagüe se desbordaron.

 

Un extraño individuo se ve feliz entre esta lluvia
Un extraño individuo que se alegra ante esta situación

 

Habitantes de las Delegaciones Iztapalapa, Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero en el Distrito Federal resultaron damnificados ya que las aguas negras entraron a sus domicilios y alcanzaron alturas de más de 1.50 metros.  Las colonias que resultaron más gravemente afectadas son El Arenal, Peñón del Marqués (1 y 2), Lienzo Charro, Pensador Mexicano, Moctezuma y Cuchilla del Tesoro.

 

¿control de animales? quiero reportar a un popopótamo y a un cacadrilo que andan nadando afuera de mi casa.
¿control de animales? quiero reportar a un popopótamo y un cacadrilo que andan nadando afuera de mi casa

 

En el Estado de México, en Valle de Chalco las aguas negras permanecen hoy viernes 5 de febrero a una altura mayor a un metro y afectan a aproximadamente 12 mil familias.

 

La Secretaría de la Defensa Nacional, a través del ejército ha implementado el Plan DN-III-E instrumento operativo nacional Militar que establece los lineamientos generales a los organismos del ejército y fuerza aérea mexicanos, para realizar actividades de auxilio a la población civil afectada por cualquier tipo de desastre.

 

¡que no se moje la señorita! a.k.a. La Princesa de las Aguas Negras
¡que no se moje la señorita! (a.k.a. La Princesa de las Aguas Negras)

 

Hasta el momento en el Distrito Federal no se han registrado pérdidas humanas por fortuna, pero los daños materiales no han sido cuantificados.  En las calles se pueden apreciar automóviles completamente arruinados por las aguas; al interior de las casas la gente lo perdió todo: alimentos, electrodomésticos, enseres de cocina, muebles, ¡vaya! hasta las camas en donde dormían fueron estropeadas por las aguas negras.

 

Es en momentos como este en los que me doy cuenta que tanto en sentido literal como figurado “la mierda siempre flota” y voy a explicar por qué.

 

En el sentido figurado, la purulencia que vive el país sale a flote cada vez que ocurre un desastre natural.  Si bien es cierto que el Estado no es culpable de que llueva, de que haya huracanes o de que ocurran terremotos, si lo es de no garantizar el adecuado funcionamiento de los servicios públicos ante tales calamidades; y es que el Distrito Federal no es una zona libre de lluvias, año con año (normalmente no en febrero, pero si a mitad del año) las lluvias azotan con ira la capital de este país y las consecuencias siempre son las mismas.

 

El Boulevard Puerto Aéreo (por citar sólo un ejemplo) se inunda siempre que hay una lluvia de mediana intensidad, generando un caos vial en la principal zona de acceso al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, lo cual tiene consecuencias económicas obvias, no sólo por la gente que pierde sus vuelos, sino por la gente que no llega a tiempo a su trabajo.

 

El Gobierno del Distrito Federal ha sido omiso en solucionar la situación, pero ha sido muy puntual en culpar al gobierno federal por todos los problemas relacionados con el agua.  Hoy por la mañana fue incluso cómico ver en el noticiero de Televisa a Marcelo Ebrard (Jefe de Gobierno del Distrito Federal) casi cogido de la mano (vía enlace, porque no estaban en el mismo lugar) del Gobernador del Estado de México Enrique Peña, para responsabilizar al gobierno federal de todos los desperfectos del sistema de aguas de ambas entidades y demandar su apoyo inmediato.

 

Es penoso que ambos gobernantes de posturas políticas notoriamente antagónicas aprovechen este desastre para desacreditar al gobierno federal y distraigan la atención de su evidente incapacidad para prevenir estas situaciones y brindar auxilio a la población de manera oportuna.

 

En el caso del Estado de México, Enrique Peña ha admitido a los medios que los mexiquenses de Valle Dorado, afectados a finales de 2009 por severas inundaciones todavía no han recibido los apoyos que el gobierno (incluido el gobierno del Estado de México) les prometió para resarcir los daños.   Este es un dato que seguramente no habría sido dado a conocer en un medio con tanta difusión si no hubiese sido porque hoy se vive un desastre similar y se le cuestiona a dicho funcionario al respecto. 

 

En el ámbito federal también debe reprocharse la actuación de José Luis Luege, quien se ha limitado a señalar que estas lluvias “inesperadas” se deben al fenómeno de El Niño[1] y la población de todo el país debe estar en alerta.   El señor Luege es omiso en dar resultados al frente de la Comisión Nacional del Agua y tratar los tres problemas principales: desabasto de agua en zonas marginadas, desperdicio en otras zonas y adecuado tratamiento (o encause) a aguas residuales.  Esta catástrofe sólo nos recuerda que la comisión que él dirige ofrece sólo explicaciones, no resultados.

 

¡Al rescate! incluyendo al "mejor amigo del hombre"
¡al rescate! incluyendo al "mejor amigo del hombre"

 

No obstante lo anterior, debemos señalar que estas precipitaciones supuestamente inesperadas (repito, como si en esta ciudad nunca lloviera) hacen que literalmente salga a flote otro problema esencial: la gente tira su basura por todas partes, sin orden, sin vergüenza.

 

En el Distrito Federal, principalmente en colonias populares como las hoy afectadas, la mayoría de la gente tira su basura en las calles, así como la genera, y no me refiero sólo a los desperdicios domésticos, sino a los restos de cigarrillos, latas de cerveza y bebidas gaseosas, servilletas, etcétera, que la gente tira a la vía pública mientras camina o desde sus automóviles.  Los desperdicios de toda la casa son sacados a la banqueta y dejados en esquinas lo cual provoca fauna nociva y otras situaciones de riesgo.

 

Todos estos desperdicios van a parar al drenaje, obstruyéndolo e impidiendo que el agua fluya de acuerdo a lo programado.  Desperdicios de mayor dimensión son los que bloquean el drenaje profundo provocando que las aguas negras (si, las heces fecales, la orina y todo tipo de desperdicios) se desborden y sean los que inunden las casas de esa misma gente que se deshizo de ellos de manera irresponsable.

 

Es esta misma gente la que se niega a pagar el costo de su propia irresponsabilidad, de su propia cochinada.  Piensan que pueden tirar basura en las calles sin ninguna consecuencia y hoy ven que no es así.  En lugar de asumir la parte de responsabilidad que les toca, estiran la mano hacia el gobierno, para exigir que limpie la suciedad que generaron y que literalmente pague los platos rotos (y los refrigeradores, los automóviles etcétera).

 

¿oiga y a mi? ¿quién me va a pagar mi alfombra?

 

Es así como una situación completamente desafortunada como la que se vive hoy en varias zonas del Distrito Federal nos revela lo putrefacto del sistema en todos sus niveles; lo peor es que la historia de este país nos dice que ni así la gente aprenderá a dejar de tirar basura en las calles, ni nuestros gobernantes aprenderán a hacer su trabajo de manera eficiente.

 

Febrero 5 de 2010.

 

TRC

 

©

 

Con información de las versiones impresas y electrónicas de las siguientes publicaciones mexicanas:

 

La Jornada y El Universal.

 

 


[1] http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=485925

 

One comment

  1. De acuerdo, todos debemos hacernos responsables de la cantidad de basura que generamos y mal desechamos. La gente del Edomex debe ser consciente, que por años, han tirado su basura (desde pañales hasta botellas de plástico) a los ríos que antes llevaban agua y ahora son solo eso, basureros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s