Luz y Fuerza del Centro

Pretendía mantener el silencio respecto al polémico tema de la extinción de Luz y Fuerza del Centro, pero en atención a la petición de algunos lectores me referiré al tema en las siguientes líneas.

 

Como todos saben, el titular del Poder Ejecutivo Federal decidió “bajar el switch” de la manera más definitiva posible al organismo descentralizado denominado Luz y Fuerza del Centro (“LFC”), a través de un decreto presidencial publicado el domingo 11 de octubre de 2009 en el Diario Oficial de la Federación.  En mi opinión se trata de un movimiento en la dirección correcta.  Cabe señalar que LFC fue creada también mediante decreto presidencial en 1994.

 Switch off

Para cualquier usuario de los servicios de LFC las deficiencias de dicho organismo eran evidentes: la falta de facilidades para realizar el pago y efectuar otros trámites, el personal pobre o nulamente calificado para brindar atención al público, la tolerancia al robo de energía eléctrica mediante la instalación de “diablitos”, las constantes variaciones en el voltaje e incluso “apagones” en algunas zonas de la ciudad (y la consecuente tardanza en el restablecimiento del servicio) son sólo algunos de los ejemplos de lo que los usuarios toleraron durante la existencia de LFC.

 

Adicionalmente debe señalarse que LFC sufría la etapa terminal del cáncer que padecen muchos organismos y dependencias en este país, me refiero desde luego al sindicalismo.  La mayoría de los sindicatos en México han perdido su esencia y se han convertido en grupos de poder, corruptos e insaciables que atentan contra la fuente de trabajo con el único fin de trabajar menos y percibir más, beneficiando de paso a los líderes sindicales que no necesariamente operan a favor de la clase trabajadora. 

 

Ejemplo de "elegancia y compostura"
Ejemplo de "elegancia y compostura"

En ese contexto no resulta sorprendente que el Sindicato Mexicano de Electricistas (“SME”) sea apoyado por nefastos personajes de la talla de Andrés López y Gerardo Fernández Noroña.

 

La versión oficial señala que de 2003 a 2008, LFC registró ingresos por ventas de $253’738,000.00, mientras que sus costos fueron $433’290,00[1]0.00 (you do the math…).  Otro dato relevante es que LFC operaba con alrededor de 44,000 trabajadores; hoy que la Comisión Federal de Electricidad (“CFE”) se hace cargo del servicio, utiliza menos de 4,000 trabajadores en cuestiones operativas, quedando pendiente el trabajo administrativo que por el momento está suspendido pero que estiman llevar a cabo con alrededor de 10,000 trabajadores más[2].

 

Los agrestes defensores de LFC (y por consiguiente del SME) señalan que el decreto es “inconstitucional” y que el titular del Poder Ejecutivo federal excedió sus facultades al extinguir al organismo.  Para este joven e inexperto estudiante de la carrera de Derecho lo lógico en estos casos es acudir al texto de la ley, porque donde la ley no distingue nosotros no debemos distinguir (en este momento casi escucho la voz de mi querido maestro Baltazar Cavazos Flores), por lo que a continuación reproduciré el texto del artículo 16 de la Ley Federal de Entidades Paraestatales:

 

Artículo16. Cuando algún organismo descentralizado creado por el Ejecutivo deje de cumplir sus fines u objeto o su funcionamiento no resulte ya conveniente desde el punto de vista de la economía nacional o del interés público, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, atendiendo la opinión de la Dependencia Coordinadora del Sector que corresponda, propondrá al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción de aquél. Asimismo podrá proponer su fusión, cuando su actividad combinada redunde en un incremento de eficiencia y productividad.

 

Por otra parte, el ordenamiento legal en cuestión señala en su artículo 15 que en la extinción de los organismos deberán observarse las mismas formalidades establecidas para su creación; en el caso concreto, LFC fue creada mediante decreto presidencial por lo que su extinción precisaba la utilización de la misma figura jurídica.

 

Por su parte el artículo 90 del texto constitucional señala que las leyes determinarán las relaciones entre las entidades paraestatales y el Ejecutivo Federal; el artículo 92 del referido ordenamiento menciona que los decretos del presidente deberán estar firmados por el Secretario de Estado a que el asunto corresponda, requisito formal que si se observó en el decreto de extinción de LFC.

 

En términos coloquiales, el presidente puede extinguir un organismo que no funciona o que no resulta conveniente; Felipe Calderón extinguió LFC porque pudo, porque la ley está de su lado y porque estima que LFC no resultaba conveniente para la economía nacional… ¡para algo es el presidente! ¿no?

 

Celebro la decisión y únicamente me preocupo por algunos de los trabajadores que pudieran ser afectados, aunque ha quedado claro que es intención del gobierno federal indemnizarlos generosa e inmediatamente en observancia de los contratos individual y colectivo de trabajo, así como de la ley de la materia.  Adicionalmente se ha mencionado que CFE podría re-contratar a muchos de los trabajadores del extinto organismo.  En ese orden de ideas, ¿por qué satanizar la medida tomada por el titular de Poder Ejecutivo?, se han propuesto indemnizaciones mayores a las ordenadas por la ley, esquemas de re-contratación o re-activación económica a los trabajadores, ¿por qué hay tanto miedo a hacer un alto en el camino y cambiar las reglas del juego?

 

La única verdad es que al SME se le acabó por el momento la “minita de oro”; están molestos porque ahora si tendrán que trabajar y despedirse de los excesos que les permitía su contrato colectivo de trabajo… y para quienes todavía dudan de dichos excesos, les dejo 2 notitas en las que se informa sobre el centro deportivo de lujo que inauguraron la semana pasada:

 

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=462001

 

http://www.vanguardia.com.mx/diario/noticia/politica/nacional/pese_a_conflicto,_sme_inaugura_gimnasio_de_lujo/415003

 

Octubre 13 de 2009

 

TRC

 

©


[1] Parte considerativa del decreto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro. http://148.243.70.23/wp-content/themes/arras-theme/decreto_extincion_luz_y_fuerza_del_centro.pdf

 

[2] Estos últimos datos los escuché por parte de un vocero de CFE que era entrevistado por Carlos Loret de Mola el pasado 12 de octubre.

3 comments

  1. yo no se que tipo de gente escribe artículos como este y bajo que marco teorico hace este analisis, que deprimente que cualquiera que se jacta de tener un minimo de educación pueda escribir

  2. Respecto a tu articulo quiero decirte que te hace falta mucha capacidad para poder hablar respecto a este tema, te aseguro que tu no tienes los huevos para trabajar 27años arriba de un poste rolando turnos, te aseguro que no sasbes ni cambiar un contacto de luz en tu casa, las personas que trabajaban en esa empresa eran personas que estaban capacitadas para hacer su trabajo y tenian experiencia de muchos años, su sueldo era de acuerdo al riesgo que tenian por deseñpeñarlo y a la experiencia. Si yo fuera tu jefe te subiria a un poste para que hablaras objetivamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s